Tres trabajos, una vocación

foto Judith

8 de julio. Autora: Judith Ramajo

Profesora de Historia del Arte, guía y de vez en cuando cartera. Con 34 años casi recién cumplidos, creo que puedo decir que por fin me puedo definir laboralmente. Y sí, son tres profesiones, dos de ellas unidas y otra muy diferente.  Las dos primeras, mi vocación, donde me siento realizada, donde lo doy  todo y soy muy feliz. Pero lamentablemente no puedo vivir de ello, o por lo menos no holgadamente, es por ello que continuo siendo cartera, perteneciendo a una bolsa de trabajo, a la que  me incorporé en mi época de universitaria para ganarme unas pelillas, y son ahora esas pelillas las que unidas a mis trabajos vocacionales me permiten vivir, ahorrar y tener mis caprichos.

Quién me iba a decir a mi cuando estudiaba la carrera que mi trabajo de cartera, que nunca me gustó, me iba a salvar el culo, permitidme la expresión. Ese trabajo al cual iba hecha un manojo de nervios, pero que en los años de la crisis, donde la cultura estaba de capa caída, me permitió tener un sueldo, y oh! poder ahorrar y tener un colchoncillo económico!

Con lo cual,aquí estoy un verano más, trabajando para esa gran empresa pública, sin vacaciones, pero contenta porque tengo trabajo, y porque gracias a ello en octubre podre poner de nuevo en marcha mis clases de Historia del Arte. Es la época que nos ha tocado vivir, habrá que adaptarse y tirar siempre para adelante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *