Tiempo de cambios. Tan cerca y tan lejos de la adolescencia

foto-tiempo-de-cambios-post-21no

21 de noviembre. Autora: Gema San Juan

Desde el mes de octubre ya sabía que iba a encontrarme con vosotras a través de este post, el tema del empleo y la Navidad era para mí un objetivo claro, pero… el destino que me conoce y sabe del Tiempo de Cambios al que estoy asistiendo, escucha que compatibilizar trabajo o formación con maternidad requiere un esfuerzo extra, y sabe, que la comunicación con la gente con las que nos relacionamos mejora nuestra calidad de vida, cuando eres cercana a un grupo de personas, en mi caso TEAM Valladolid,  implica conversaciones de pequeñas historias que te ocurren todos los días, que forman parte de tu vida semanal, nuestros temas personales muchas veces bailan entre los temas profesionales, así se equilibra la balanza de la compenetración.

Pues, ese destino fue el que me permitió escuchar la voz de mi hijo mientras tecleaba: “¿Otra vez TEAM Valladolid?, no te importo, no me prestas tu atención”  Ahí está de nuevo el Tiempo de Cambios, la adolescencia, que me obliga a levantar la mirada porque “nunca encontrarás un Arco Iris, si estás mirando hacia abajo” veo que ese Arco Iris ha cambiado, se ha convertido en un extraño, está delante de mí y me confunde, porque manifiesta emociones, a veces tan bruscas :no sabe lo que quiere,  pero tampoco lo que no quiere, su tristeza y su alegría a veces están tan cerca y otras tan lejos….Lo  que tuve claro es que mi post iba a ir detrás de ese adolescente, que necesita volar a su aire, aunque siempre haya un águila controlando sus alas.

Es un ciclo que se repite generación tras generación, (Tiempo de cambios), y aunque yo le pregunte a mi madre cómo era yo, la respuesta que me dará, seguro, que no me va a satisfacer porque a mi pequeñ@o adolescente, mi mundo le resulta muy lejano y diminuto. ¡Ya no soy su heroína!, soy humana y muestro aristas que no le gustan. Aunque me rechace, necesito hacer un balance entre estar cerca para escucharle o ayudarle cuando sea necesario y a la vez, estar lo suficientemente lejos para que tenga la libertad que añora. Así que voy a intentar acompañarle a ese planeta suyo, donde el burguer es su comedor, donde hay un ZARA para ell@s en cada esquina y su móvil es su mejor aliado, Tiempo de Cambios. A esa
constelación superconectada y superinformada (un 60% de los niños entre 10 y 18 años se conecta a Internet a diario más de dos horas) hay que saber sacarle el mayor de los beneficios. Los adolescentes son nativos digitales y en su aprendizaje diario la tecnología ha de estar presente y les debe aportar unos beneficios, pues el uso de herramientas más interactivas les obliga a mantener su atención con más facilidad. Las RRSS y la Web 2.0 suponen diversificar su información y desarrollar un pensamiento crítico justo en este momento tan delicado en el que sus cerebros están en pleno desarrollo.

A esa constelación 2.0, “tan cerca y tan lejos” es a la que quiero llegar con mi hij@ adolescente creando una relación de complicidad y calidad, motivándole para que no se quede encorsetado en los prejuicios de esta nuestra sociedad, que sienta valores como solidaridad, cooperación, democracia e igualdad sin las famosas barreras; que muestre empatía con movimientos sociales, ahí estamos nosotras “teamers”, que entre en nuestra web, conozca proyectos en movimiento, y se dé cuenta que también nosotras con la digitalización buscamos nuestro crecimiento personal y profesional, que intentamos cada día mejorar nuestras habilidades para no perder el tren de la tecnología y el saber, para así poder encauzar nuestro futuro

En este Tiempo de Cambios, me doy cuenta que lo importante es tomar distancia, ayudarle a pensar y a actuar con una mentalidad abierta para identificar nuevas oportunidades y mostrárselas, no prohíbas su acceso a las nuevas tecnologías, mejor enséñale a usarlas y acompáñalo en este complejo mundo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *