Resurgiendo del caos

16 de enero de 2017. Autora: Sonia García

Esta noche estoy llena de contradicciones. Con la ilusión y los buenos propósitos del año arranco también con un agrio aniversario, un año de mi segundo despido. Muchos recuerdos vienen a mi cabeza – otra vez a mi, no me lo puedo creer, no me lo merezco…-, recuerdos también agradables y a ambos acompañan muchas ganas de volver a trabajar. Estas ganas “dan la mano” a un poco de agobio. Y es que ahora las empresas quieren que te dediques a ellas en cuerpo y alma, descuidando sin querer a tu familia y otras cosas importantes de tu vida personal (ya he pasado por eso y no deseo revivirlo).
Tengo ganas, muchas ganas de incorporarme de nuevo, porque ya me toca, porque me encanta lo que hago… Necesito también dejar de ser carne de ONG, dejar de trabajar en exclusiva para apoyar/ayudar a unos y a otros y volver a sentir que tengo mi propio trabajo…¡qué importante es sentirte independiente y tener tus propios ingresos para volverte a sentir útil y valorada! porque… ¡qué duros somos con nosotros mismos!…
Lo bueno dentro de “esta segunda situación mía” es que he aprendido muchísimo, he corregido aquello que hice mal la primera vez y he afianzado principios que no olvidaré aunque mi situación mejore (por favor recordádmelo si no lo cumplo).
En este camino de aprendizaje, hay que tener actitudes y aptitudes, hay que explorar otros campos, descubrirte, trabajar por proyectos, emprender pero ….

por qué tengo que olvidar mi profesión y el esfuerzo de sacar una carrera si me gusta mi trabajo y lo hacía bien?

por qué hay que asumir que soy irrelevante por tener cuarenta y tres años, si estoy en mi mejor momento, sé lo que quiero más que nunca, me siento con las riendas de tu vida, soy muy eficiente y sé ir al grano?

por qué tengo que invertir mis ahorros en un máster para contar con una nueva oportunidad?

Entre todo este caos, quiero realzar una de las cosas más positivas que también he vivido este año que ha acabado, una nueva forma de trabajar y TEAM es el resultado. Un proyecto con el que me he sentido realmente satisfecha, que avanza y en el que se siente unidad, calor y apoyo.

Cuando vienen mal dadas los verdaderos amigos se esfuerzan (ojo, les estoy tremendamente agradecida) pero, sin embargo, conectas más aún con un desconocido que está pasando por lo mismo. Vivir una experiencia semejante, crea un vínculo indestructible y descubres amistades verdaderas de la madurez, porque, a veces, mantienes amigos de la infancia, a los que adoras, pero que si la vida os hiciera encontrar ahora, posiblemente no tuvierais tantas cosas en común como antaño.

Si a lo largo de este post os habéis visto reflejadas de alguna manera, no dejéis de saber de TEAM, posiblemente te haga brillar y encontrar un sitio estable en estos momentos de incertidumbre

4 comentarios sobre “Resurgiendo del caos

  1. Hola Sonia. Un comentario muy breve. Apuesto por la mujer trabajadora, ama de casa y madre que tiene inquietud. Todas las personas tenemos un recorrido en la vida. Cuando un tramo es bueno, surge uno malo con el que hay que aprender. Y si el malo estuvo primero, el bueno viene a continuación. La vida es grande, juega con nosotras. Por eso, mi breve comentario para decirte que has comenzado un buen recorrido ahora y lo vas a disfrutar. Y éste te preparará mejor para soportar el siguiente malo. Tenemos recursos, amigos y con TEAM Valladolid y las campeonas que lo integran no te quepa duda que no te sentirás sola. Aúpa Sonia, cree en ti y deja lo mejor de ti misma por donde pases. Suerte y un fuerte abrazo, María Morales Carson.

  2. Todos deberíamos tener un trabajo remunerado en el que poder desarrollar nuestro talento. Deseo a todas las “Chicas TEAM” grandes logros profesionales. Lástima que aquello que fue “un castigo bíblico” sea lo único que parece dar valor al ser humano. Mientras llega ese lugar profesional que deseáis y merecéis… no olvidéis vuestra grandeza. Estoy orgullosa de haberos conocido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *