Otra forma de Comunicación

14 de Agosto de 2017. Autora: Ana Remis Caderot

http://www.diariopalentino.es/noticia/ZEA7A83BB-CB0A-96D8-683F260093E37CF9/20150812/%C2%ABespero/no/ser/pesada/ni/emocionarme%C2%BB

Hace 2 años que la concejala de Festejos del Ayuntamiento de Cervera de Pisuerga, Pepa, se puso en contacto conmigo para pedirme “un favor”: que fuese la pregonera de las fiestas patronales de Nuestra Señora y San Roque del pueblo que me vio nacer, Cervera de Pisuerga, provincia de Palencia.

Mi primera reacción fue de agradecimiento, pero, enseguida, me llegaron las dudas. Tenía que hablar de mí, de mis vivencias… me puse frente al ordenador y empecé a recopilar y ordenar mis recuerdos, tarea ardua. Quería hablar de todos: de Joaquina, la quiosquera; el ‘lecherín’; M.ª Jesús, mi profesora; de mis amigos… ¡Que no se me olvidara nadie! Era imposible no mencionar a ciertas personas.

No es fácil hablar de tu pueblo cuando lo sientes tan cerca. Se trata de una gran responsabilidad, al fin y al cabo iba a hablar de MÍ. Tenía miedo o respeto a exponerme públicamente. Le di muchas vueltas y al final decidí poner el corazón en el pregón.

Ya estaba terminado; ya había acabado y, aunque estaba muy ilusionada, los nervios se apoderaban de mí cada vez que intentaba repasarlo. Tenía emociones encontradas: por un lado, orgullo, y por otro, respeto; pero aún hoy me emociono al recordar el sentimiento de cariño que demostraron mis paisanos y amigos.

Parece que fue ayer y hoy justo, 14 de agosto, hace tres años que los nervios me tenían atrapada, sí, hoy.

Consideré un honor el ser pregonera para hacer un pequeño homenaje a mi padre y mi tía, que habrían estado muy orgullosos y me hubieran aconsejado no dudar y no rechazar el honor de ser elegida.

Me puse un bonito vestido, la ocasión lo precisaba. Iba a hablar de ellos: de  mis amigos, de mi gente. Los gestos de alegría y aplausos de todo un pueblo, al que adoro, me hacían emocionarme y a punto estuve de soltar alguna lagrimilla. Sé que logré llegar a sus corazones con mis recuerdos, que son los suyos. Compartimos anécdotas, alegrías y alguna que otra pérdida.

Creo que logré alcanzar el corazón de mis paisanos, porque muchos de ellos me lo hicieron saber con lágrimas en los ojos y con abrazos, pero ellos han logrado también llegar al corazón de los míos.

 

Mi pregón fue un canto a los recuerdos, la nostalgia y el sentimiento hacia un pueblo que me vio nacer y en el que aún voy creando otros recuerdos nuevos.

Cuando vuelvo tengo sentimientos encontrados, de alegría por volver con mis hijos, pero también un sentimiento amargo por la gente que nos ha dejado.

Y como me hubiera dicho mi padre, acabé mi pregón con un ¡¡¡Viva Nuestra Señora y San Roque y Viva Cervera de Pisuerga!!!!

Invito de nuevo a todos los ciudadanos de Cervera de Pisuerga a disfrutar de las fiestas. ¡¡¡FELICES FIESTAS!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *