¿Locura o negocio?

10 de Abril de 2017  Autora: Mónica Martínez González.  Freelance Especialista en Negociación.

Es complicado escribir un post que sea leído estos días, la primavera ha florecido en todo su esplendor, el tiempo vacacional induce a dejarse llevar por el no hacer nada y no me arrepiento…una terapia de sol y descanso para alejar los problemas por unos días.

El título de este post pretende reflejar una sensación que se percibe en el aire desde hace un tiempo. Igual que las flores brotan con el buen tiempo todo lo relacionado con el mundo emprendedor florece en cualquier momento y época del año. Redes sociales, eventos, encuentros en la tercera fase, networking 4.0, Start up de cuarta generación, todo conduce a emprender. Fundaciones, empresas creadas sui generis para difundir la cultura emprendedora, administraciones públicas, todo el mundo se vuelca y empeña en que te lances a la piscina y emprendas.

Sobre qué, para qué, porqué sobran, tienes que hacerte emprendedor o emprendedora por que sino has fracasado como español. Deja fluir la creatividad de tu imaginación, traza un plan de negocio con tu subconsciente, un mini plan financiero y sal en busca de la aventura.

Si se alguien se detiene a reflexionar sobre ello unos instantes, piensa para qué voy a emprender estoy fenomenal con mi mini job, mi nómina sin subir salario desde 2007, mis vacaciones pagadas y mi valoración Premium en la compañía para la cual llevo trabajando 25 años y me obligan a trabajar el jueves santo.

Visto de esta manera nadie apostaría por emprender y dejar de disfrutar todo lo anterior. En el fondo subyace un algo que nadie comenta entre la moda de los emprendedores, no todo el mundo vale para ello, ni tiene la valentía, ni el dinero, ni la pasión, ni la superación al fracaso diario, ni la locura de abandonar un trabajo por cuenta ajena.

Otra cosa diferente es sentirse obligado a emprender porque no existen alternativas laborales. No entraremos a clasificar los colectivos de exclusión laboral o difícil inserción laboral, ni valorar si son eficaces las ayudas a la contratación de determinados colectivos en función de su edad y sexo. Connotaciones aparte, aquí el emprendimiento es por pura necesidad, y a pesar de ello el negocio que se ha generado en torno a ello se lucra de ese necesidad.

El emprendedor es un futuro empresario, así empezó el imperio Inditex, también eran otros tiempos, la confianza en este país se promocionaba en cualquier parte del mundo y todos nos sentíamos orgullosos de ser españoles.

Ahí dejo la reflexión en este tiempo de penitencia, torrijas, baños de multitudes y sol en esta España tan particular. ¿Es una nueva moda?, ¿en realidad somos los mas emprendedores del planeta? o es que ¿hay un negocio montado alrededor de ello que alimenta el ego de unos pocos a costa de muchos?.

Felices días de descanso a todos¡¡¡

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *