La Fórmula de la Flexibilidad

9 de Octubre de 2017 Autora: Mónica Martinez González Abogada-Consultora Empresarial-Docente

En estos tiempos que corren hay que parar, pensar y después actuar. No dejarnos llevar por el primer impulso condicionado en muchas ocasiones por el exceso de información, las opiniones de los demás, considero que hay que recuperar la flexibilidad y el respeto hacia uno mismo y hacia los demás.

Escuchó a diario a muchas personas, que se lamentan de la situación de sus vidas, que consideran que los sueños que un día tuvieron son inalcanzables.

¿Porqué? Han perdido la esperanza, la ilusión en un nuevo amanecer, en escuchar la sonrisa de un niño, la maravillosa sensación de sentir un tierno abrazo, una palabra de apoyo, un beso cálido que les haga recordar que son seres humanos, personas que laten porque están vivos.

Por eso he desarrollado la fórmula de la flexibilidad, que consiste en ponerse en la piel de la otra persona, en los zapatos de diferente número al propio, intentar caminar con ellos y darnos cuenta de lo complicado que resulta, darnos cuenta que nuestros zapatos son los adecuados para nuestros pies.

Si lo trasladamos al ámbito del mercado laboral la propagación de esta fórmula permitiría reducir la tasa de desempleo, visualizar y valorar el valor añadido de cada candidato o candidata. Sin importar el sexo, edad, estatus social, preferencias geográficas, sencillamente seriamos capaces de ver al ser humano, a la persona.

Es cierto que todo ello debe acompañarse de un cambio de mentalidad, bueno, siendo diplomáticamente correcta, de una apertura de mente, ver, enfocar las cosas desde otros ángulos, valorar múltiples opciones, arriesgar en el fondo.

Y en todo este proceso de cambio, sin hacer feminismos, el papel de la mujer, de la persona, de la madre, de la amiga, de la compañera, de la socia, de la emprendedora, de la empresaria, de la casada, viuda, divorciada o separada…

La sociedad exige cambios a la carta cuando no se ha dado cuenta de que los cambios mas innovadores han venido de la mano de las mujeres, ellas desde los inicios de la humanidad han aplicado la fórmula de la flexibilidad.

Seamos un poco más tolerantes, mas humanistas, ejercitemos el respeto hacia el otro, miremos a través de otras gafas, practiquemos el diálogo, palabra clave en estos tiempos. Usemos la palabra para hacer cambiar este mundo, esta sociedad y seamos capaces de dejar un futuro digno a las nuevas generaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *