Encaje de bolillos

Foto Eva

5 de agosto. Autora: Eva Lope

Aquí estoy, como muchas mujeres, después de algo más de 20 años de experiencia profesional sin parar de trabajar, decido que llega el momento de ser madre por primera vez. Mi gran alegría llega a la vez que la crisis y, embarazada de 6 meses, cierra la empresa donde trabajaba. Dada la situación decido aprovechar y dedicarme en exclusiva al cuidado y disfrute del primer año de vida de mi hijo. Después de este período fantástico decidí volver al mundo laboral y la suerte quiso que un antiguo jefe necesitase de mis conocimientos y volviese a trabajar. Fue una experiencia fantástica porque además de realizar el trabajo que me gustaba, mi jefe en todo momento me facilitó poder conciliar familia y trabajo. El resultado fue genial, toda la flexibilidad que él me daba para poder atender las necesidades de mi pequeño hacía que mi productividad e implicación con la empresa fuese mucho mayor.

Por desgracia la crisis también golpeo a esta empresa y tuvieron que prescindir de mí. Entonces decidí que había llegado el momento de tener a mi segundo hijo, de esto hace dos años y en este tiempo no he cesado de buscar trabajo.

Por mi situación personal necesito un empleo que me permita conciliar. Es una pena que no haya más empresas cuyos horarios permitan que uno de los dos progenitores puedan estar por las tardes con los niños.

Yo tengo grandes recuerdos de mis padres jugando conmigo y mis hermanos. Creo que es muy importante emocionalmente para nuestros hijos el que podamos estar con ellos. Y debemos pensar que son el futuro de este país. ¿Qué esperamos de ellos?

Pienso muchas veces que es lo que van a recordar mis hijos de mí cuando sean mayores. Yo sí que sé que es lo que me gustaría que recordasen.

Las mujeres tenemos el mismo derecho a trabajar que a ser madres, y actualmente se nos penaliza laboralmente por el hecho de serlo.

La conciliación es una deuda pendiente aquí en España, pero tengo la esperanza de que mis hijos no tengan que sufrirla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *