El poder de la unidad.

colmena

19 de Septiembre Autora: Cristina Delgado H.

¡Lo + grande lo + pequeño está formado por los mismos átomos que TÚ!

Desde el principio de todo, el Homo sapiens ya tuvo muy claro que para sobrevivir y desarrollarse tenía que ejercer su capacidad de asociación.

“Yo valgo dos y tú vales dos, pero juntos no valemos cuatro sino ocho”

                                                                                                              Marilyn Ferguson

Somos seres absolutamente “Interdependientes”; Desde nuestro pequeño gran universo, que es nuestra familia, hasta la más amplia sociedad. Unos dependemos de otros, como las piezas de un reloj, como en todo nuestro organismo todo está conectado y necesita de hasta lo más pequeño y aparentemente insignificante para funcionar bien. SOMOS UN HORMIGUERO.

Es maravilloso cuando comprobamos que gota a gota hacemos mares; que en esencia somos  igual de válidos en lo importante. Cuando lo analizamos de esta manera, comprobamos que los logros de uno, por pequeños que sean, son mucho más valorados, ya que en esencia son de todos. Cuando queremos llegar a algo y  conseguimos  el logro, es importante, por el esfuerzo e interés que requiere de la persona que lo hace, y por el acompañamiento del resto.

La unión del GRUPO hace EQUIPO. En la historia de cada uno que lo integra está el punto de unión- empatía y simbiosis, que le une al resto. Somos un solo cuerpo que camina en una misma dirección.

La unidad hace la fuerza a través del crecimiento que da la autocrítica del equipo. Lo que criticamos en algunas personas, son en realidad cualidades que analizamos en nosotros mismos, los otros son nuestro mejor espejo, nuestra mayor fuerza y apoyo. Reconocer con respeto esta crítica es el punto de inflexión  que impulsa al EQUIPO hacía el ÉXITO.

 “La colmena es más inteligente que las 1000 abejas que la forman”.

1 comentario sobre “El poder de la unidad.

  1. “La colmena es más inteligente que las 1000 abejas que la forman”. Así que no seas abeja, sino colmena. Como las hormigas obrera o guerrera cuando hay que remangarse; un poco zángana para poder disfrutar de lo que nos da la vida y reina de tu tiempo, siempre. Cada pequeña abeja cumple su función y punto, nosotras somos mucho más; como si cada falange de nuestras manos, fuese una recolectora, y cada idea que ronda nuestra mente fuese construyendo los panales interiores, somos una colmena entera. Eso sí, entre todas las colmenas mantenemos el valle verde y cuidado, fecundamos los frutales de los que luego se alimentan otros y nos defendemos de las plagas para mantener en equilibrio el ecosistema.
    Así que no seas un puro engranaje o eslabón de la cadena. Se dueña de tu futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *